Noticias

« Volver
03/01/2013 | Encuentro Nacional

La justicia en tela de juicio

“Lo central es abrir la discusión sobre qué tipo de Poder Judicial queremos y necesitamos”, planteó el fiscal Jorge Auat de cara a la reunión convocada para fines de febrero. Sus colegas Félix Crous y Javier de Luca también hablaron al respecto con Página/12.

Jueces, fiscales, defensores oficiales y funcionarios judiciales comienzan a organizarse con vistas al Encuentro Nacional de la Magistratura “Una Justicia Legítima”, que se realizará el 27 y 28 de febrero con el objetivo de “promover un ámbito de discusión y organización”, según explicaron en la solicitada publicada ayer con cientos de firmas. “Estoy entusiasmado, evidentemente la situación que nos aglutina atraviesa a todo el país, todas las jerarquías y estamentos judiciales”, aeguró el fiscal Félix Crous.

“Hay un espíritu común que tiene que ver con la necesidad de ponerle fin a una forma de ejercer el poder”, explicó Javier de Luca, fiscal ante la Cámara de Casación. “El único poder donde las estructuras siguen ancladas al viejo sistema endogámico y encriptado es el Poder Judicial”, afirmó el fiscal general Jorge Auat.

“El encuentro es una instancia muy importante para transformar ese ágora mediática en una asamblea donde todos nos veamos las caras, intercambiemos visiones y empecemos a perfilar un cauce de acción a partir de una reflexión común”, reflexionó Crous. En la línea de resaltar la importancia de la convocatoria para el futuro del Poder Judicial, algunos firmantes que prefirieron no dar su nombre dejaron expresa su preocupación de que el encuentro no aparezca motorizado por el Poder Ejecutivo porque “eso le quitaría legitimidad”.

¿Por qué esta situación se da ahora?

Porque el comunicado de la Corte fue brutal. Fue la gota que rebasó el vaso y estimuló a asumir la voz pública a un sector del Estado que generalmente no la tiene. Los jueces no tienen voz pública ni mucho menos suelen confrontar con los superiores. Creo que fue un gesto de hartazgo y de decencia republicana –resumió Crous, y agregó que la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional “mantuvo su posición y redobló la apuesta” al invitar a su cena de fin de año “justamente a aquellos que hacen sospechar de la parcialidad de la Justicia”.

“Lo central es abrir la discusión sobre qué tipo de Poder Judicial queremos y necesitamos. Esto puede ser la piedra angular de la construcción de un nuevo sistema judicial”, se esperanzó Auat. “Nosotros pretendemos un Poder Judicial de cara a la sociedad. Este sistema judicial está obsoleto, anquilosado”, definió, y volvió sobre la solicitada firmada el 7 de diciembre por la denominada Comisión Nacional de Protección de la Independencia Judicial. “Un reclamo de esa naturaleza no se compadece con los tiempos que corren. Fue una especie de coartada que, con el ropaje de pedido de independencia de poderes, lo que en realidad buscaba era que el Poder Judicial siga de espaldas a la sociedad”, destacó. El fiscal chaqueño que recorre el país como titular de la unidad especial abocada a causas por delitos de lesa humanidad consideró que justamente esas investigaciones fueron “una puesta a prueba de la conducta del Poder Judicial” y citó casos como los de Mendoza o Jujuy donde “ha llevado trámites eternos”.

“Estamos un poco hastiados de que solamente se vea una forma de administración de justicia. Somos muchísimos magistrados y funcionarios que pensamos que la Justicia tiene que ser más abierta y tiene que resolver los problemas de la gente de carne y hueso y no estar viendo lo que se resuelve de acuerdo a los tiempos políticos que vive el país”, explicó De Luca. El fiscal sostuvo que “el ejercicio del Poder Judicial en democracia es escuchar a las partes, recibir sus reclamos y resolver jurídicamente, no esquivarle a los problemas”. “Hay que transparentar las discusiones y darles pelea”, como “forma de contener reclamos sociales, institucionales, políticos y de cualquier orden”. De Luca cuestionó lo que definió como “una concepción del Poder Judicial de no resolver los problemas de fondo”, que “se vale de sus propias reglas, que han sido creadas con tiempos procesales para otro momento del país”. “Si uno está seguro de lo que tiene que resolver no tiene que importarle quién lo apure. Ni el Poder Ejecutivo ni un grupo económico”, sentenció.

Ver nota original


Compartir
Seguinos en Twitter

.